jueves, 17 de noviembre de 2016

A correr que son dos días: Clubes deportivos

Hola a todos,

Tengo algunas imágenes grabadas, como pequeños videos de pocos segundos relacionados con este tema, los clubs deportivos. Sólo llevaba ocho meses cuando participé en mi primera media, y al entrar al estadio, e intercambiando algunas conversaciones con corredores aun desconocidos para mí, ya me ofrecieron el pertenecer a un club, entonces mi respuesta fue, "yo no soy muy de clubs". Cinco meses después ya me estaba planteando ampliar mis horizontes.

 Es casi como toda evolución normal de cada persona que impieza a correr, es querer ser participe de algo, intercambiar y compartir. Y digo normal, porque también hay mucha gente que no le apetece, pero yo por ahora estoy en este lado. Así que puestos manos a la obra tenía dos decisiones, estoy hablando de agosto de 2015, llevaba un año trotando.

La opción uno era el Club Deportivo Axarlon, me gustaba su web y lo de liga interna era interesante, un club no muy conocido pero que podría encajar, no sabía ni el coste, ni cuotas, ni conocía a nadie. Por otro lado tenía al muy conocido Club Atletismo Clínicas Rincón, del cual tampoco conocía mucho puesto que tampoco conocía a nadie del club, salvo mi vecino, que ya me había dados unas cuantas charlas sobre el atletismo. Empieza septiembre y me decido a apuntar los dos peques en CA Clínicas Rincón, y como entraba cada dos niños un padre gratis, me decidí alistarme. 




Tenía la ventaja de un grupo de entrenamiento para sub 2h en media maratón, lamentablemente mi horario no permitía asistir, pero sí al menos empezar a compartir con estos nuevos compañeros. Corriendo casi en solitario en mi primera 10k en octubre en nerja y posteriomente también en solitario en enero de 2016 en mi segunda media en Alhaurín de la Torre. Ya en febrero coincidiría y conocería a varios compañeros tanto de mi grupo como de otros grupos del Clinicas, compartiendo la carrera de la media de Torremolinos y al mes siguiente la media de Alora. 

Ya a finales de marzo, al no pertener ya mis dos peques al club, decidí dejarlo. Fue una decisión dura, tenía muchas ganas de seguir en el club e ir subiendo de grupo. El precio en sí, para lo no oferta, no es caro, eran 80 euros al año, y tenía tu grupo de entrenamiento para tu objetivo, así como tus entrenos en pista. Pero no me sentía con ganas de seguir vistiendo la camiseta que con tanto orgullo había vestido en estas carreras, así que mi ultima carrera fue la MLK nocturna en Málaga, allí vi que unos conocidos estaban apuntados al Club Deportivo Axarlon, intercambiamos opiniones y les comenté mi situación, a raiz de ahí fueron una serie de conversaciones que me decidieron finalmente vestir la camiseta Axarlon, estrenándome y mi objetivo del año, la carrera que tanto había ansiado y que el año anterior no participé por no encontrarme preparado. Así corrí los 10 primeros kilómetros acompañando a un excompañero del club, uno de rojo y otro de azul, recorriendo las calles de málaga, para posteriormente alejarme y acabar la media de Málaga. 

Después de ésta, han llegado muchas carreras, y a fecha de hoy, ocho meses después sigo muy a gusto, en un club donde te sientes libre y satisfecho. Donde cabemos todos.

No seas tímido, unirte a un club te puede beneficiar y puedes crecer como corredor, tienes otras opciones y otros clubs, y tampoco tienes que amarrarte a nada, simplemente disfrutar, conocer gente, compartir, etc. Este deporte se trata de sumar. Por eso si estas interesado, pregunta e informáte, no te creas que porque seas peor o mejor corredor serás mejor o peor acogido. 

Es verdad que en este mundillo, si vas como una locomotora, tiendes a ser más respetado y admirado, pero ese no es mi estilo, aprecio tanto el esfuerzo del que llega el último, como del primero y de al menos también el de que lo intenta.

A veces he puesto este ejemplo: mi primera carrera de competición, MLK 2015, casi mil personas, y allí estaba yo más solo que la una, me lo pasé bien. Pero en 2016, la misma carrera, fue estar saludando gente durante al menos 20 minutos, todos los runners que había conocido este año, con fotos, bromas, etc.. No es lo mismo, probad.




lunes, 14 de noviembre de 2016

A correr que son dos días: Planificando temporada 2016/2017

Hola a todos,

Qué rápido va esto del running, parecía que era ayer, (abril 2014) cuando veía a esos corredores enfrentarse a la I media de Vélez-Málaga, viéndolo desde la grada, me preguntaba ¿y si yo fuera capaz? Casi 31 meses después aquí estoy, con 7 medias recorridas, varias medias de montaña, trail menores y carreras menores un sinfín.

Lento, fiable y seguro. Ese es mi lema, el lema de un buen tractorista runner. 
Si alguna vez me preocupó la velocidad, fue por no entrar dentro del corte, siempre sabiendo que acabar entero era lo mejor de todo, esa sensación de que podría haberlo hecho más rápido. Y así voy sumando kilómetros y kilómetros de entreno, buscando nuevos objetivos, nuevos planes de entreno, nuevas combinaciones y siempre queriendo más.

Y porque este rollo, porque uno siempre debe estar en constante evolución, y probando nuevas sensaciones que me guien hacia el disfrute. La cuesta, la subida, el desnivel y la naturaleza. Aquí encontré lo que me llena. Así fue como disfruté en mi primer trail nocturno en noviembre del 2015 y un año después acabo este año con dos trail 26k, otro de 16k y uno más de 20k, para termin
ar con uno 18k, dónde espero darlo casi todo. Pocos, tal vez, pero por mi inexperiencia, es lo que me merezco.

No tengo prisa, así que para este 2017 me planteo subir un peldado pequeñito, en principio, el trail Calamorro 28k y 2000 mts. Un buen desafío. Tenía dudas sobre el Trail Cara Los Tajos, con sus casi 33k., pero mejor lo dejo para el 2018. Este Calamorro será mi mayor desafío en 2017, y dije en principio, porque viendo mi mejoría, no descartaría una maratón de montaña en noviembre con Jarapalos, o incluso en octubre con Chamizo Trail, sería cuestión de intentarlo y ver los tiempos de corte. Tal vez con una mejor planificación creo que puedo conseguirlo, pero como siempre quiero llegar entero. Y aun así podría tirarme la manta y hacerme un maratón. Cosa que todavía no tengo claro para el segundo semestre 2017, pero eso ya sería temporada 17/18.

Centrándome en la 2016/2017. He empezado muy fuerte. Un mes de octubre con tres carreras: Media Maratón de Cártama (bajando marca), Trail 16k Desafío Alhama (en plan tranqui), Trail 20k en Villanueva del Rosario Chamizito (también tranqui pero con un recorrido muy exigente). 
Un mes de noviembre también cañero, empezando con el Trail Axarquia MMA (25 k. Y 1477 mts. De desnivel según el garmin, pero atancando y con ganas, un excelente resultado con una posición de 10/25 y con unas muy buenas sensaciones de querer más kilómetros.
 Y por último una trail desconocida para mí, pero conocida para muchos. 
La Open de Jarapalos, unos 18k y 900 mts., que espero disfrutar a tope. La duda es de si seguiré con mis Salamon Speed Cross o me lanzaré a machacar con mis antiguas NB M980, calzado de asfalto. Seguridad VS Velocidad. Esa es la cuestión. El caso es que ya es cuestión de faltarle el respeto y lanzarme como si de una media de asfalto se tratase, o casi. Mis sensaciones y rapidez con las NB fueron muy buenas en mi primer trail 18k y 750 mts en la Vertic Nocturna Montes de Málaga, pero comparada con los posteriores trail, ésta fue muy carrilera y poco técnica. Por otro lado, con mas de 100kms recorridos, todavía no acabo de acostumbrarme a las Salomon.
Sí que me dan mucha seguridad y agarre, así como protección, pero se me hacen pesadas y no me dejan correr cuando entra en carril.

En enero, vendrá otro reto, un evento que no participé en el año 2016 por miedo. La Capitana, en Rincón de la Victoria, unos 21k que se prometen muy entretenidos y en dónde también pienso ir a dar caña. En febrero en Calamorro 28k, iré con cautela, ya que ni el desnivel de 2000mts ni la distancia me permiten lanzarme a la aventura, más bien a la estrategia comedida.

Y en marzo, espero encontrarme de nuevo con la media de Alora, la cual con su más de trescientros metros de desnivel, me vendrán geniales para acumular esos metros positivos de entrenos, y por qué no?, tal vez bajar marca si se tercia. Llegará el mes de abril, y aquí espero volver a la media de Vélez, la que será mi tercera media, dónde espero bajar o acercarme a 1:45.

Mayo se presenta con dos carreras muy interesantes, Las Dos Colinas en Granada y la Mayora en Algarrobo, dónde este año, más descansado y con menos carga, espero darlo todo en ambas.

Descarto ya, el acuatlón de Viñuela y me centraré durante los meses de junio y julio a entrenar fuerte en la piscina, para conseguir este año mejor puesto en la que será la 39 travesía de nado Ciudad de Málaga. 1 km., de nado en el muelle uno de Málaga, espectacular.

Por último y para cerrar la temporada, vuelta a Mijas. En agosto una carrerita de 3,6 km. Una buena oportunidad para volver a este bello pueblo. Este año espero bajar de los 4:30. Así que caña a tope. Menos carreras que en el 2016, pero buscando más kilómetros y consolidando lo conseguido en la temporada anterior.

Buena suerte a todos, corredores, y disfrutad.




jueves, 10 de noviembre de 2016

A correr que son dos días: Trail Alcaucín 05/11/2016

Hola a todos,

Ya está finalizando el año y con mi penúltima carrera, otro reto al que llevo apuntado desde marzo, casi cinco meses atrás, donde entonces, ni había llegado a correr ni en asfalto ni en trail esta distancia. Ya ha llovido en estos casi ocho meses, y son solo ocho meses. 

Estoy muy satisfecho con mi evolución, ha sido un gran salto poder terminar el año con esta carrera y con garantía de acabarla entero y sin molestias. Ahora sólo me queda la Open de Jarapalos, una fiesta de casi 18k que espero disfrutar y rendir al máximo, pero antes os dejo mi humilde reseña de la jornada de la carrera, media maratón de montaña Alcaucín, 26k.

Era finales de marzo, ya llevaba en el cuerpo tres media maratones y me encontraba muy bien. Contento por tener una capacidad de finalización de las medias, aunque nada rápido, si en muy buenas condiciones. 

Me picaba los trail, las buenas sensaciones de noviembre de 2015 con la Vertic, todavía me duraban y quería repetir monte. 

Semanas antes ya me había apuntado, febrero creo, a la Animal Trail de 26k, otro gran reto para mayo. Y tenía a tiro, este reto para final de año, y aun precio de salida de 18 euros, luego podría subir hasta los 30 euros. Así que me tiré a la piscina. Nada mas avisar en el club que me había apuntado, me llegaron algunas críticas sobre la edición anterior, etc.. Lo cual en principio me hizo arrepentirme por mi espontaneidad a la hora de apuntarme a carreras que desconozco. 

No obstante ahí quedaba para el calendario. Me llamó la atención la cercanía y el entorno donde se desarrollaría. Alcaucín, la zona del Alcazar, montes desconocidos y caminos algunos conocidos. Aunque noviembre no es un mes muy recomendable, la suerte estaba echada.

Y casi 8 meses después y un día antes de la carrera, en Alcaucín me veía recogiendo mi dorsal y bolsa del corredor, una camiseta de calidad y algún detalle que otro, decir que la camiseta marca Tuga es una de las mejores camisetas que he recogido en carrera. Una bolsita de gominolas, y un pack con gel, champú y desodorante. Todo un detalle.

Sábado día 5, partía en solitarío a las 8:15 camino Alcaucín. La previsión de clima no era la idónea, previsión de frío y aguna nieve, todo un desafio. Iba bastante equipado, mi mochila kalenji, en la cual portaba mi kit de esparadrapo, afterbite, ibuprofeno, además de 15 orejones de melocotón (sólo acabaría con 10) y un gel (que luego no encontraba y no lo usé), mi botellín de 400 ml, y para esta vez mi gorra kalenji lluvia con mi chubasquero cortaviento adidas, gran adquicisión, que pena el tallaje, pero con un muy buen resultado en salidas anteriores de senderismo con nieve. Así con un poquitín de carga saldría esa mañana. 

Dorsal en bolsillo, camiseta de estreno del club, un modelo entre camiseta trail con cremallera y mallot de ciclista, bastante cómodo, ya probado en salida hacia el bentomiz.

9:30 en punto y casi treinta corredores salíamos, nada más empezar, una costante subida hacia el primer pico. Las sensaciones no eran nada buenas, notaba que no estaba recuperado, ni del resfriado ni de la acumulación de carreras, me notaba muy cansado y las 170 pulsaciones así me lo mostraban, pero no quería quedar el último y tenía que darlo casi todo. En el primer hueco a los dos kilómetros y partiendo de casi los últimos, hice mi primera escapada, de un grupo de 10 quedándome sólo. A escasos metros otro corredor me seguía los pies. El perfil no me cuadraba en nada, y aunque las balizas eran suficientes, el ir sólo no me hacía sentir bien. 




Empezaba la bajada, nada técnica al incorporar al carril, ahí esperé a mi seguidor para decirle que no me cuadraba nada, ni el perfil ni los kilómetros. Por suerte, éste me dijo que ya había repetido y que era así.

Llegamos casi juntos al avituallamiento, buen avituallamiento, no dudé en comer algo de bollería, un vasito de agua y otro de aquarius, no recuerdo nada más, llegarón al poco tiempo varios corredores así que partí, me siguió de nuevo el mismo corredor y se unió otro más, la cosa se ponía díficil, así hasta llegar al avituallamiento del Alcazar dónde volvimos a reecontrarnos, esta vez tiré de pan de higo y volví a la nueva subida, de la cual ya me advertieron que sería más complicada. Kilómetros de subida en solitario, muy cansado, me adelantó otro corredor que no esperaba, sin duda una bastones como los que llevaba me hubieran venido muy bien, el lugar lo pedía, no pude seguir su ritmo, y tanto que de nuevo dos corredores me adelanteron. Con estos y tras la bajada ya recorrido los primeros 13 kilómetros, me tocaría casi acompañarlo hasta casi el último kilómetro. 

La parte técnica casi estaba desapareciendo, y llegamos de nuevo al Alcazar, otro picoteo y kilómetros finales hacia meta, casi todo asfalto hasta los últimos 500 metros, bajando por parte del sendero de la ruta inicial.

No tenía corredores a la vista y ni iba a adelantar a nadie ni nadie me iba a adelantar, así que aflojé el ritmo, saqué el movil y grabé mis últimos minutos de carrera. Con ese comienzo tan nefasto me creia que acabaría tan agotado como en la Animal Trail, pero no, mi recuperación después haberlo pasado mal en la segunda subida, había sido óptima. 

Lástima que no sepa sacarle jugo a mis Salomon, y aunque subiendo son geniales, bajando las odio, las siento pesadas y ya corro sin las plantillas por lo ajustado del número, así que no puedo rendir como debiera, pero tampoco es lo importante.

Así llegada a meta y directo para la zona del colegio, donde me comería un pequeño bocadillo y un aquarius, allí me quedaría a ver la entrega de premios e intercambiar impresiones con otros corredores.

Realmente me la esperaba peor, y casi no tengo ninguna crítica. Todo ha sido más que suficiente, haber llegado a al menos 100 corredores hubiera sido un éxito. Y aunque por calendaro posiblemente no la repita, sí que la dejo recomendada.

Al final un tímido puesto 10 de 25 y octavo en mi categoría, 25k por el garmin y un desnivel de 1475 metros, nunca antes me había sumado tanto desnivel el garmin. Ya decía yo que me parecía mucha mucha subida.

Nos vemos en Jarapalos. Salud y montes.


martes, 1 de noviembre de 2016

A correr que son dos días: Chamizito Trail.Villanueva del Rosario. 22/10/2016



Hola a todos,

Después del fin de semana anterior, desafio madrugón para participar en el I desafío Alhama-Maroma, tocaba un trail de los buenos, de los que pican.
Boom de los trail, y primeras ediciones, en este caso la segunda del Chamizo Trail, ni idea de la dureza, ni de como iba a ser, sólo que partiamos de Villanueva Del Rosario y recorreríamos unos 23k con unos 1250 metros de desnivel, que por cierto casi 1300 y sólo 20k en el garmin.

Nunca más me trago otro mes de octubre como éste. Ya estaba tocado y menos mal que me acompañaba Rafa Sánchez también de Axarlon que si no me lo habría pensado dos veces. Creo haberme apuntado casi de los primeros, sale la carrera en dorsalchip y a la saca, 14 euritos para la mini trail de 23k. Ya después de mi experiencia en la Animal Trail 26k en mayo, no me daba miedo, así que me planteé una estrategia, viendo el perfil dos grandes subidas y dos bajadas, ni idea del terreno, éste sin duda me haría ganar o perder tiempo.

7:15 y partíamos camino Villanueva del Rosario, fácil cámino y tras llegar al pueblo localizamos rápidamente el pabellón deportivo, lugar de llegada. Fácil aparcamiento, eran las 8:15 y todavía faltaba casi una hora para la salida. Poca gente, y poca cola, nada más llegar al pabellón se agradece el enorme cartel del evento, dá como más caché. Recogimos el dorsal y nos fuimos a desayunar justo al lado, cafelito y tostada de tomate y aceite, necesario para ponerse la pilas, así de rápido pasa el tiempo, nos cambiamos y camino de la salida a un kilómetro y medio aproximadamente. 
Allí intercambiamos impresiones con algunos corredores, fotos y pistoletazo de salida. Es curioso como de casi sólo 137 personas parecía como si fueramos más de 300, buen ambiente y buena temperatura que nos acompañaría durante todo el recorrido.

Cámara en mano me disponía a grabar un video al igual que la jornada anterior en Alhama, sin pretensiones, sólo por tener un pequeño recuerdo. Así los primeros kilómetros con cuestas leves pero en ascenso llegaríamos al primer avituallamiento, dónde podría probar las tortas del pellizco, a partir de ahí, empezaría lo bueno. Casi de escalada un gran asenso hasta coronar la primera subida, ya se veía a los lejos el pueblo, bella estampa, emocionado, el viento nos daba una ráfaga de aire fresco, vitalizante.

Tras unos pocos cientos de metros, empezaba el descenso, peligroso en sí, tanto que muchos corredores caían, yo uno de ellos, por suerto sin daño que lamentar, salvo el choque de mi rodilla con una roca que me hizo sangrar, así hasta el siguiente avituallamiento, breve parada de dos minutos para intercambiar impresiones con los voluntarios, las sensaciones eran todavía buenas, seguía emocionado y disfrutando a tope, sin darlo todo, quería ante todo terminarla bien, no como en la animal trail que llegué regular. Una pequeña subida y otra bajada para empezar una serie de cuestas interminables, ya desconcertado no me situaba en el perfil, era un tobogan de bajadas y subidas. 

En una de las bajadas mas pronunciadas luchaba por los puestos, una chica me adelantó e intenté seguirle el ritmo, por poco, el calzado empezaba a molestarme, ni yo ni mi salomon estamos hecho para las bajadas ni descensos. Lo que me gusta son las cuestas, ahí se portan muy bien, las noto pesadas, pero me dan mucha seguridad en la pisada.

Me ha llamado mucho la atención el balizamiento, casi en todo momento visible, avituallamiento más que suficiente, con el detalle de incluso tener geles en uno de ellos. La bolsa del corredor, con barrita energética, botellita de agua, buzz y para finalizar la camiseta m/l para finisher. Varios puestos para masajes, duchas y la estupenda comida que nos esperaba en el pabellón, un estupendo bol de ensalada de pasta con un vasito de puchero con su natilla de postre. Y todo ésto por solo 14 euros.

Hay que apoyar este tipo de carreras que hacen a un pueblo más grande, auguro el doble de participantes para el próximo año. Y si el pueblo entero se vuelca y sale a la calle a animar y hacer suya también la carrera le auguro que será una carrera de referencia no sólo para Málaga sino también para fuera de la provincia.

Nueve días después, cuando escribo esta reseña, ya no recuerdo la secuencia, sólo que disfruté bastante, me preocupaba el tiempo ya que el corte de 4 horas y 15 minutos me iba a venir ajustado tal como se iba viendo los tiempos realizados y los kilómetros recorridos. Así llegué hasta el kilómetro 16 dónde me dijeron que todavía llevaba ventaja en tiempo de corte de 30 minutos, estaba desconcertado porque no me cuadraban a los 23k. 
Así fue como en el kilómetro 17 ya empezaba el terreno asfaltado de bajada hacia el pueblo, no me veía que fueran 5 todavía, el pueblo estaba ya muy cerca, tan cerca que justo en el kilómetro 20 cruzaba la meta. ¿tres kilómetros menos? Así quedaba para todos los corredores. Ni idea.

Llegada espectacular, con el pañuelo agitando, y buen ambienta en meta, todos aplaudiendo. Ducha, cómida y a esperar la entrega de premios, ya que coincidía con la finalización de la copa trail de Málaga. Buena jornada, tal vez para repetir, ya veremos el año que viene. Una carrera exigente, para encontrarse al 100 % y darle caña, en 3h y 27 minutos la terminé en buena forma. 

Lamentablemente días después pillaría este resfriado que me ha tenido varios días en dique seco y ahí estoy a la espera de estos cincos días escasos que me separan de mi próximo gran reto, el trail de Alcaucín, 26k.

No sé si el año próximo volveré, tampoco tengo definido el octubre de 2017, tengo muchos lugares que visitar antes de repetir. Ahí os dejo la recomendación, si todavía no la visitasteis, pensarlo, porque seguro que no te arrepientes.

Y si finalmente no veo para octubre otras opciones, pues volveré esta vez conociendo el terreno a tope.







martes, 25 de octubre de 2016

A correr que son dos días: I Desafío Alhama-Maroma 16/10/2016



Hola a todos,

Vaya mes de octubre a tope, segunda actividad, esta vez en Alhama de Granada. De estas carreras de trail que aparecen como novedad y sin pensarlo mucho me apunto, y de los primeros. Interesante recorrido, el conocido Robledal, punto de partida hacia la Maroma.

El mes de octubre ya cambia con respecto a septiembre, se nota menos el agobio de la calor y se puede correr mucho mejor. Todavía no ataca el frío, y es unos de los meses que mas carreras acumulo. Quería tomármela como entrenamiento para el 22/10/2016 en Villanueva del Rosario. Así que me elegí la mini trail. 15 kilómetros a priori que se convertirían en 16,75 km para ser exactos.

Cinco compañero finalmente nos alistaríamos a la competición, así que nos coordinamos para salir muy temprano. A las 6 de la madrugada ya recogido todos los compañeros, partíamos objetivo Alhama.

7:05 y ya estábamos buscando la zona dónde se ubicaría los autubuses que nos llevaría a la zona del robledal. 7:30 todavía de noche, pero ya todos los corredores listos y entrando a los autubuses. Un tímido aplauso recibía a la leyenda Super Paco, que correría la trail de 29k.


7,5 grados y se notaba el frío. Aunque en ese momento rondaba los 9, para nosotros los malagueños era demasiado.

Ya en el robledal los 103 corredores de la mini trail y con los corredores de la trail, partíamos sobre las 9:00 destino a Alhama. Salida lenta, no quería lanzarme, primero por la reserva, segundo por lo castigado que ya venía de la media de Cártama.

Kilómetros 2,6 y me doy cuenta de que he perdido el chip. Ese puñetero chip como cajita que se coloca atado entre los cordones, y yo que lo coloco debajo de los cordones, es lo que tiene las Salamon, así que media vuelta. Por suerte en unos 300 o 400 metros me encuentro con otro corredor que me lo había recogido. Así que media vuelta y a trotar, esta vez aceleré para recuperar el tiempo perdido. Primer avituallamiento, kilómetro 6. Pocos corredores ya tenía a la vista, pequeños grupos, así con subidas y cuestas para luego lanzarme en las bajadas. Aunque las Salomon no me dan para más, en el siguiente trail la utilizaría sin plantillas.

Me fui calentado, sabía que a partir del kilómetro 6 o 7 sería casi todo en bajada. Sólo 300 de desnivel positivo y casi 600 de negativo. No me acabo de acostumbrar a las Speed Cross 3. Así como tampoco iba a ir a piñón, no me preocupaba.

Cada vez me empezaba a encontrar mejor, y a partir del kilómetro 10, todo era adelantar, poco a poco pero fui recuperando muchos puestos. Kilómetro ya 16 y entrada al pueblo, cinco corredores a ritmo no muy rápido, eran míos, pero para que no se calentarán me pegue tímidamente, así que en los últimos trescientos metros, bajada aceleré a tope para robarles los puestos.

Así terminaba en menos de dos horas estos casi 17 fáciles kilómetros. Con la dificultad de la muy mala señalización. Con un recorrido que a veces te hacia pensar que si ibas o no por el sitio correcto. Lo siento pero no me ha convencido. Pocos voluntarios y poca animación. Avituallamientos suficientes. Cámara en mano grabé un pequeño video que lo tenéis en youtube.

Se echa de menos la implicación del pueblo animando a los corredores, llegar a un pueblo y que la gente te mire como raro... Mas merchandasing, marketing, etc.. Eso le gusta a todo el mundo. La camiseta una 42k de manga larga, un acierto.

Para mejorar : Señalización el triple, voluntarios el doble, cartelería en condiciones. Este tipo de carreras es una oportunidad para dar a conocer el pueblo y que se convierta en un referente, para ello hay primero que invertir mucho.

10 euros ha sido un precio asequible, pero el madrugón no tanto. Es una buena opción para iniciados en trail o para conocer la zona, muy interesante. No descarto en futuras ediciones, ir a la de 29k, tal vez dentro de un par de año, si el evento se consolida, mejora y crece.

Así que suerte a la organización y enhorabuena a los corredores.

Nos vemos en Chamizito Trail, en Villanueva del Rosario. 22/10/2016,





Visitas

Seguidores

Archivo del blog