domingo, 5 de febrero de 2017

A correr que son dos días. V Desafío La Capitana. Rincón de la Victoria. Málaga 22/01/2017

Hola a todos,

Semanas después ya relajado, empiezo mi humilde crónica. Era noviembre o diciembre del 2015 y ya había corrido mi primer trail de 18,5 k. Ya me picaron las cuestas, me picó la naturaleza. Me estaba planteando, como siempre, las próximas carreras.


Quería hacerla pero no me veía, me costaba todavía mucho trabajo hacer una media y no me veía en una media de trail. 
Así que la descarté y me tiré a recorrer medias, así cayó la media de Álhaurín y las que vendrían después. 

2016, no me acuerdo si septiembre, pero salieron las inscripciones a sólo 10 euros. Y sin pensarlo me apunté rápidamente, la iba hacer este 2017 de todas formas.
Este 2017 había que replantear las carreras y seguir trabajando los trails.

Llegó diciembre que con un comienzo de entrenamientos muy bueno, fue decayendo.... dolores en las piernas, rodilla, resfriados, otra vez dolores y otra vez resfriados, así hasta el uno de enero, donde volvía a mejorar para días después para  volver a recaer, con tan mala pata que una semana antes de la Capitana no era capaz ni de subir el Bentomiz. 
Miércoles previo a la Capitana y tirada habitual de 10k para test, y fatal,
malas sensaciones. Ya me estaba replanteando tiempos y marcas, quería ante todo terminarla, no le tengo miedo a esa distancia, después de mi pequeña experiencia ya me permito opinar.

Así que de un tiempo previsto de 3h me pasé a las 4h. Sobre todo para eliminar estrés con marcas, que aunque gustan tampoco debe basar uno su felicidad en hacer mas o menos el tiempo que te propones, en dicho caso te olvidas de disfrutar.

8,05 de la mañana y llegabamos a la cafeteria Daoiz, mas de diez compañeros nos citábamos.  Sobre las 8:30 la salida hacia Rincón de la Victoria, dónde sumaríamos con otros tantos. Así con un frío que no me gustaba nada, empezábamos la mañana en el paseo marítimo del Rincón, a la espera de la salida. Las fotos de rigor, fotos y mas fotos. 

Comenzaba la grabación en cámara deportiva.


Salida en media zona, nos esperaba rodar por el paseo marítimo camino de subida por el río. Y ya empezaba a a sentirme mal. Primera subida con ganas pero casi a 180 ppm., no iba a salir bien el día, bajada rápida pero sin recuperar, mala cosa. Si no recuperaba no aguantaría, así hasta el primer bucle vuelta al río.


En el río ya tenía la opción de volver o continuar, tenía que continuar aunque fuera andando. Y así lo hice, en cuanto mis pulsaciones subían de 175 paraba hasta al menos llegar a las 150 ppm.  

 Después de unos de los avituallamientos donde me bebí cuatro vasos de isotónica, la sed, el cansancio y las molestias en la rodilla, ¿qué mas podía pasar?

En una las cuestas, tuve que rendirme y parar unso minutos, no podía más. Mis compañeros de fatigas siguieron su curso y yo el mío. Desmoralizado poco a poco fui subiendo con la esperanza de recuperar.



Cuando en una bajada no puedes correr es mala cosa, y así estaba yo, a escasos 5 kilómetros de meta y andando, parando para quitarme la plantillas de goma eva, que se me habían movido y me estaban haciendo daño. Algún que otro trote ligero, pero parando a los pocos metros, cada subida era un infierno, calambres, músculos que se me montaban, pero aun así siempre con humor y hablando con todo el que se me cruzaba. Gracias a un corredor que me dio una pastilla de glucosa conseguí mejorarme. Me repetía una y otra vez que eso ya estaba hecho. No quería desmoralizarme más. Ya me ocurrió en la Animal Trail en el kilómetro 22 a escasos 4 kilómetro de meta, lo malo pasa y mandarme mensajes negativos no ayudaría. 
Casi un kilómetro, sendero entre cañas y ya olía la meta. El estadio estaba cerca y mi ánimo subía.

Entrar con orgullo y corriendo, dijo uno de los que estaban cerca viendo la prueba, y fue como un botón que pulsaron, me lancé en busca de la meta como si la vida me fuera en ello, camino de Chito y me fundí en un abrazo, había llegado. Mis compañeros axarlones estaban cerca, había sufrido pero la recompensa de terminarla valía la pena.

Con lágrimas en los ojos, ocultas por la gafas de sol, y con ganas de irme a un rincón y hartarme de llorar, lo habia pasado mal, muy mal. Nunca antes en una carrera como ésta. Y no por la dificultad de la misma, que lo era, sino por el conjunto de factores que os he contado. Brutal.


El avituallamiento final, genial. Buen bocadillo de lomo, cervezas de sobra, baticate, fresas con nata, todo de sobra. Un diez. Ambiente inmejorable. 

Tres días después ya estaba empezando mi recuperación, y todavía no lo estoy pero en eso estamos. Algún año volveré y la machacaré sacándome la espina que me ha dejado. Lo prometo.

Suerte corremontes.



jueves, 8 de diciembre de 2016

A correr que son dos días. Open Jarapalos 19/11/2016



Jarapalos, nada más oir el nombre ya impone. Neófito en la causa, escucho palabras y me suena a chino, y cuando comprendo el significado de las mismas, el contenido de la causa, lo asimilo de forma diferente y mi vocabulario trail se engrandece y esta palabra se une al gran universo trail. Así sea.

Dicho esto, de forma exagerada tal vez, porque cuando te pintan la película así de buena, la expectativa, lo que espera de la misma, rara vez se ve compensado. Lo primero y sin querer llevar a engaños, que mi opinión no sirva de cátedra ya es es sólo eso una humilde opinión.

Casi con un año de experiencia de trail, y ya he hecho unos cuantos, cada vez te esperas más y aunque cada uno es diferente, los matices, la altitud, el recorrido, el paisaje, las rocas, la arena, que si frío, que si calor, todo son matices para descubrir en cada trail.

Así que nada más se abrió la inscripción y aprovechando mi tarjeta de federado, me apunté pero sin pensarlo, eso sí a la open, la pequeña que no la mini, 17,5 km y unos 850 metros, lo habitual. ¿Cómo sería? ¿Dura como el chamizito?,¿blanda como la Vertic Night Montes de Málaga? 

Como siempre, tirar de videos de youtube, ver clasificación del año anterior, así investigando sabía que en primer lugar, el que vaya tanta gente es ya de por sí una garantía, al menos para no ir mucho tiempo solo por el monte, cosa que no me agrada en absoluto, reconozco que mi sentido de la orientación es nulo y no me hace nada de gracia perderme, por otro lado la distancia la tengo ya dominada, al igual que la media urbana dónde llego muy sobrado, así para esta distancia en trail el cuerpo ya me va pidiendo otros retos. Pero como dice la frase "despacito y con buena letra", todavía me queda mucho por aprender.

Salimos sobre las 7:00 destino Alhaurín de la Torre, ya un compañero se había quedado dormido, así que nos adelantamos. Llegamos con el tiempo suficiente para desplazarnos cómodamente andando los 800 metros hacia la línea de salida, buen ambiente, ya habían salido, media hora antes los de la maratón, y los siguientes la mini, la open y la ultra, saldríamos a las 8:30. El gran Alberto Hernando, compartiría nuestra carrera, el ambiente se iba caldeando y pistoletazo de salida. Primeros kilómetros, tal vez dos, urbanos, pero en constante subida, nos tocaría subir y subir. La tierra y roca conjunto a la estrechez del camino, me hacia pensar que ahora venía lo bueno.

 Primera gran subida completada y empezaba la bajada, iba bastante rápido, y no me daba cuenta que la arena fina me jugaría una mala pasada, mi caída donde me dañe un poco la mano (dos semanas con molestias) y la rodilla izquierda (un pequeño arañazo).






Esto ya te deja un poquitín tocado mentalmente, como que ya hay algo que te dice que no va a salir bien, empiezas a bajar el ritmo y el miedo hace de las suyas. Poco a poco me fuí recuperando, siempre en constancia y trotando intentando mantener el ritmo, conseguí casi en el kilómetro 11, para y descansar unos segundo en el punto de avituallamiento, un par de sorbos de isotónica y no recuerdo si algo más, lo que bien recuerdo es como venía la gente, a hierro, algunos ni se paraban, aquí comenzaba una bajada casi continua después de una pequeña subida, bajada que mi hizo retrasarme mucho, por varios motivos, uno porque acaba de ver a un accidentado con el rostro que le caía un hilo de sangre bastante abundante, éste iba de vuelta al anterior puesto, después las rocas no me hacía mucha gracia, cualquier traspiés podría pagarlo caro, así bajando poco a poco, dónde lamentablemente y a pesar de lo bien que iba, me adelantaron unos 10 o 15 corredores, mas valientes que yo, así que aproveché para dar paso, quitarme las piedras del calzado y descansar solo 5 segundos, respirar y seguir en la brecha.

Sinceramente, esta parte de recorrido es la que menos me agradó, me gusta subir y correr, pero las bajadas tan peligrosas no es lo mío. Gracias a un pequeño despiste del camino, adelanté a unos tres corredores y ya detrás de un corredora que la acompañé hasta los tres kilómetros donde empezaba el asfalto breve, porque nos volvimos a meter por camino o vereda un tanto raro, corriendo por el campo junto a una alambrada para desembocar casi en el patio de una casa, que curiosidad. Ya dejando a la corredora con muchos cientos de metros de distancia, tenía en el objetivo a uno de los corredores que me habían adelantado, casi a 5 el kilómetro, y aunque iba recortando poco a poco, no me veía en centrar un esfuerzo tan grande para solo un puesto, así que seguí con buen ritmo, mirando atrás y sin ver a nadie, me relajé para acabar en un tímido 2 horas y 11 minutos. Vi en la clasificación que casi treinta personas había desde las 2 horas a mi tiempo, y con un tímido puesto 137 de 313 acabé con pequeña entrevista en meta del gran Chito.

Ya en complejo deportivo, me encontré a mi compañero, nos relajamos un rato en el cesped a la espera del tercer compañero. Un estupendo plato de migas aderezado con una fresca cervecita, pondría el punto final a esta estupenda experiencia.

Muy buena organización en definitiva, aunque algunas zonas feas, gran parte del paisaje es estupendo. Ideal distancia para iniciados, para disfrutar del camino y de la experiencia. Así que si tienes pensado iniciarte o todavía no has estado, no te la puedes perder.

Por mi parte y con tando elenco y diversidad de carreras, no creo que la repita, al menos en esta modalidad, tal vez sí en la maratón de montaña, un reto más exigente, dónde no tengo ni idea de lo que puedo tardar o de si la puedo terminar. Ese miedo en el cuerpo es lo que hecho de menos, pero acompañado de muy buenas sensaciones, tal vez en el 2017, no lo sé, no lo tengo muy claro el segundo semestre del 2017, así que ni Sí ni No, hasta que lo tenga claro.

¿Vale la pena ir? Pues claro, y más si eres de Málaga, no te la puedes perder. ¿repetir? Cómo ya os digo, soy todavía un novato y tengo que probar nuevas experiencias.

Mucho monte compañeros.




jueves, 17 de noviembre de 2016

A correr que son dos días: Clubes deportivos

Hola a todos,

Tengo algunas imágenes grabadas, como pequeños videos de pocos segundos relacionados con este tema, los clubs deportivos. Sólo llevaba ocho meses cuando participé en mi primera media, y al entrar al estadio, e intercambiando algunas conversaciones con corredores aun desconocidos para mí, ya me ofrecieron el pertenecer a un club, entonces mi respuesta fue, "yo no soy muy de clubs". Cinco meses después ya me estaba planteando ampliar mis horizontes.

 Es casi como toda evolución normal de cada persona que impieza a correr, es querer ser participe de algo, intercambiar y compartir. Y digo normal, porque también hay mucha gente que no le apetece, pero yo por ahora estoy en este lado. Así que puestos manos a la obra tenía dos decisiones, estoy hablando de agosto de 2015, llevaba un año trotando.

La opción uno era el Club Deportivo Axarlon, me gustaba su web y lo de liga interna era interesante, un club no muy conocido pero que podría encajar, no sabía ni el coste, ni cuotas, ni conocía a nadie. Por otro lado tenía al muy conocido Club Atletismo Clínicas Rincón, del cual tampoco conocía mucho puesto que tampoco conocía a nadie del club, salvo mi vecino, que ya me había dados unas cuantas charlas sobre el atletismo. Empieza septiembre y me decido a apuntar los dos peques en CA Clínicas Rincón, y como entraba cada dos niños un padre gratis, me decidí alistarme. 




Tenía la ventaja de un grupo de entrenamiento para sub 2h en media maratón, lamentablemente mi horario no permitía asistir, pero sí al menos empezar a compartir con estos nuevos compañeros. Corriendo casi en solitario en mi primera 10k en octubre en nerja y posteriomente también en solitario en enero de 2016 en mi segunda media en Alhaurín de la Torre. Ya en febrero coincidiría y conocería a varios compañeros tanto de mi grupo como de otros grupos del Clinicas, compartiendo la carrera de la media de Torremolinos y al mes siguiente la media de Alora. 

Ya a finales de marzo, al no pertener ya mis dos peques al club, decidí dejarlo. Fue una decisión dura, tenía muchas ganas de seguir en el club e ir subiendo de grupo. El precio en sí, para lo no oferta, no es caro, eran 80 euros al año, y tenía tu grupo de entrenamiento para tu objetivo, así como tus entrenos en pista. Pero no me sentía con ganas de seguir vistiendo la camiseta que con tanto orgullo había vestido en estas carreras, así que mi ultima carrera fue la MLK nocturna en Málaga, allí vi que unos conocidos estaban apuntados al Club Deportivo Axarlon, intercambiamos opiniones y les comenté mi situación, a raiz de ahí fueron una serie de conversaciones que me decidieron finalmente vestir la camiseta Axarlon, estrenándome y mi objetivo del año, la carrera que tanto había ansiado y que el año anterior no participé por no encontrarme preparado. Así corrí los 10 primeros kilómetros acompañando a un excompañero del club, uno de rojo y otro de azul, recorriendo las calles de málaga, para posteriormente alejarme y acabar la media de Málaga. 

Después de ésta, han llegado muchas carreras, y a fecha de hoy, ocho meses después sigo muy a gusto, en un club donde te sientes libre y satisfecho. Donde cabemos todos.

No seas tímido, unirte a un club te puede beneficiar y puedes crecer como corredor, tienes otras opciones y otros clubs, y tampoco tienes que amarrarte a nada, simplemente disfrutar, conocer gente, compartir, etc. Este deporte se trata de sumar. Por eso si estas interesado, pregunta e informáte, no te creas que porque seas peor o mejor corredor serás mejor o peor acogido. 

Es verdad que en este mundillo, si vas como una locomotora, tiendes a ser más respetado y admirado, pero ese no es mi estilo, aprecio tanto el esfuerzo del que llega el último, como del primero y de al menos también el de que lo intenta.

A veces he puesto este ejemplo: mi primera carrera de competición, MLK 2015, casi mil personas, y allí estaba yo más solo que la una, me lo pasé bien. Pero en 2016, la misma carrera, fue estar saludando gente durante al menos 20 minutos, todos los runners que había conocido este año, con fotos, bromas, etc.. No es lo mismo, probad.




lunes, 14 de noviembre de 2016

A correr que son dos días: Planificando temporada 2016/2017

Hola a todos,

Qué rápido va esto del running, parecía que era ayer, (abril 2014) cuando veía a esos corredores enfrentarse a la I media de Vélez-Málaga, viéndolo desde la grada, me preguntaba ¿y si yo fuera capaz? Casi 31 meses después aquí estoy, con 7 medias recorridas, varias medias de montaña, trail menores y carreras menores un sinfín.

Lento, fiable y seguro. Ese es mi lema, el lema de un buen tractorista runner. 
Si alguna vez me preocupó la velocidad, fue por no entrar dentro del corte, siempre sabiendo que acabar entero era lo mejor de todo, esa sensación de que podría haberlo hecho más rápido. Y así voy sumando kilómetros y kilómetros de entreno, buscando nuevos objetivos, nuevos planes de entreno, nuevas combinaciones y siempre queriendo más.

Y porque este rollo, porque uno siempre debe estar en constante evolución, y probando nuevas sensaciones que me guien hacia el disfrute. La cuesta, la subida, el desnivel y la naturaleza. Aquí encontré lo que me llena. Así fue como disfruté en mi primer trail nocturno en noviembre del 2015 y un año después acabo este año con dos trail 26k, otro de 16k y uno más de 20k, para termin
ar con uno 18k, dónde espero darlo casi todo. Pocos, tal vez, pero por mi inexperiencia, es lo que me merezco.

No tengo prisa, así que para este 2017 me planteo subir un peldado pequeñito, en principio, el trail Calamorro 28k y 2000 mts. Un buen desafío. Tenía dudas sobre el Trail Cara Los Tajos, con sus casi 33k., pero mejor lo dejo para el 2018. Este Calamorro será mi mayor desafío en 2017, y dije en principio, porque viendo mi mejoría, no descartaría una maratón de montaña en noviembre con Jarapalos, o incluso en octubre con Chamizo Trail, sería cuestión de intentarlo y ver los tiempos de corte. Tal vez con una mejor planificación creo que puedo conseguirlo, pero como siempre quiero llegar entero. Y aun así podría tirarme la manta y hacerme un maratón. Cosa que todavía no tengo claro para el segundo semestre 2017, pero eso ya sería temporada 17/18.

Centrándome en la 2016/2017. He empezado muy fuerte. Un mes de octubre con tres carreras: Media Maratón de Cártama (bajando marca), Trail 16k Desafío Alhama (en plan tranqui), Trail 20k en Villanueva del Rosario Chamizito (también tranqui pero con un recorrido muy exigente). 
Un mes de noviembre también cañero, empezando con el Trail Axarquia MMA (25 k. Y 1477 mts. De desnivel según el garmin, pero atancando y con ganas, un excelente resultado con una posición de 10/25 y con unas muy buenas sensaciones de querer más kilómetros.
 Y por último una trail desconocida para mí, pero conocida para muchos. 
La Open de Jarapalos, unos 18k y 900 mts., que espero disfrutar a tope. La duda es de si seguiré con mis Salamon Speed Cross o me lanzaré a machacar con mis antiguas NB M980, calzado de asfalto. Seguridad VS Velocidad. Esa es la cuestión. El caso es que ya es cuestión de faltarle el respeto y lanzarme como si de una media de asfalto se tratase, o casi. Mis sensaciones y rapidez con las NB fueron muy buenas en mi primer trail 18k y 750 mts en la Vertic Nocturna Montes de Málaga, pero comparada con los posteriores trail, ésta fue muy carrilera y poco técnica. Por otro lado, con mas de 100kms recorridos, todavía no acabo de acostumbrarme a las Salomon.
Sí que me dan mucha seguridad y agarre, así como protección, pero se me hacen pesadas y no me dejan correr cuando entra en carril.

En enero, vendrá otro reto, un evento que no participé en el año 2016 por miedo. La Capitana, en Rincón de la Victoria, unos 21k que se prometen muy entretenidos y en dónde también pienso ir a dar caña. En febrero en Calamorro 28k, iré con cautela, ya que ni el desnivel de 2000mts ni la distancia me permiten lanzarme a la aventura, más bien a la estrategia comedida.

Y en marzo, espero encontrarme de nuevo con la media de Alora, la cual con su más de trescientros metros de desnivel, me vendrán geniales para acumular esos metros positivos de entrenos, y por qué no?, tal vez bajar marca si se tercia. Llegará el mes de abril, y aquí espero volver a la media de Vélez, la que será mi tercera media, dónde espero bajar o acercarme a 1:45.

Mayo se presenta con dos carreras muy interesantes, Las Dos Colinas en Granada y la Mayora en Algarrobo, dónde este año, más descansado y con menos carga, espero darlo todo en ambas.

Descarto ya, el acuatlón de Viñuela y me centraré durante los meses de junio y julio a entrenar fuerte en la piscina, para conseguir este año mejor puesto en la que será la 39 travesía de nado Ciudad de Málaga. 1 km., de nado en el muelle uno de Málaga, espectacular.

Por último y para cerrar la temporada, vuelta a Mijas. En agosto una carrerita de 3,6 km. Una buena oportunidad para volver a este bello pueblo. Este año espero bajar de los 4:30. Así que caña a tope. Menos carreras que en el 2016, pero buscando más kilómetros y consolidando lo conseguido en la temporada anterior.

Buena suerte a todos, corredores, y disfrutad.




jueves, 10 de noviembre de 2016

A correr que son dos días: Trail Alcaucín 05/11/2016

Hola a todos,

Ya está finalizando el año y con mi penúltima carrera, otro reto al que llevo apuntado desde marzo, casi cinco meses atrás, donde entonces, ni había llegado a correr ni en asfalto ni en trail esta distancia. Ya ha llovido en estos casi ocho meses, y son solo ocho meses. 

Estoy muy satisfecho con mi evolución, ha sido un gran salto poder terminar el año con esta carrera y con garantía de acabarla entero y sin molestias. Ahora sólo me queda la Open de Jarapalos, una fiesta de casi 18k que espero disfrutar y rendir al máximo, pero antes os dejo mi humilde reseña de la jornada de la carrera, media maratón de montaña Alcaucín, 26k.

Era finales de marzo, ya llevaba en el cuerpo tres media maratones y me encontraba muy bien. Contento por tener una capacidad de finalización de las medias, aunque nada rápido, si en muy buenas condiciones. 

Me picaba los trail, las buenas sensaciones de noviembre de 2015 con la Vertic, todavía me duraban y quería repetir monte. 

Semanas antes ya me había apuntado, febrero creo, a la Animal Trail de 26k, otro gran reto para mayo. Y tenía a tiro, este reto para final de año, y aun precio de salida de 18 euros, luego podría subir hasta los 30 euros. Así que me tiré a la piscina. Nada mas avisar en el club que me había apuntado, me llegaron algunas críticas sobre la edición anterior, etc.. Lo cual en principio me hizo arrepentirme por mi espontaneidad a la hora de apuntarme a carreras que desconozco. 

No obstante ahí quedaba para el calendario. Me llamó la atención la cercanía y el entorno donde se desarrollaría. Alcaucín, la zona del Alcazar, montes desconocidos y caminos algunos conocidos. Aunque noviembre no es un mes muy recomendable, la suerte estaba echada.

Y casi 8 meses después y un día antes de la carrera, en Alcaucín me veía recogiendo mi dorsal y bolsa del corredor, una camiseta de calidad y algún detalle que otro, decir que la camiseta marca Tuga es una de las mejores camisetas que he recogido en carrera. Una bolsita de gominolas, y un pack con gel, champú y desodorante. Todo un detalle.

Sábado día 5, partía en solitarío a las 8:15 camino Alcaucín. La previsión de clima no era la idónea, previsión de frío y aguna nieve, todo un desafio. Iba bastante equipado, mi mochila kalenji, en la cual portaba mi kit de esparadrapo, afterbite, ibuprofeno, además de 15 orejones de melocotón (sólo acabaría con 10) y un gel (que luego no encontraba y no lo usé), mi botellín de 400 ml, y para esta vez mi gorra kalenji lluvia con mi chubasquero cortaviento adidas, gran adquicisión, que pena el tallaje, pero con un muy buen resultado en salidas anteriores de senderismo con nieve. Así con un poquitín de carga saldría esa mañana. 

Dorsal en bolsillo, camiseta de estreno del club, un modelo entre camiseta trail con cremallera y mallot de ciclista, bastante cómodo, ya probado en salida hacia el bentomiz.

9:30 en punto y casi treinta corredores salíamos, nada más empezar, una costante subida hacia el primer pico. Las sensaciones no eran nada buenas, notaba que no estaba recuperado, ni del resfriado ni de la acumulación de carreras, me notaba muy cansado y las 170 pulsaciones así me lo mostraban, pero no quería quedar el último y tenía que darlo casi todo. En el primer hueco a los dos kilómetros y partiendo de casi los últimos, hice mi primera escapada, de un grupo de 10 quedándome sólo. A escasos metros otro corredor me seguía los pies. El perfil no me cuadraba en nada, y aunque las balizas eran suficientes, el ir sólo no me hacía sentir bien. 




Empezaba la bajada, nada técnica al incorporar al carril, ahí esperé a mi seguidor para decirle que no me cuadraba nada, ni el perfil ni los kilómetros. Por suerte, éste me dijo que ya había repetido y que era así.

Llegamos casi juntos al avituallamiento, buen avituallamiento, no dudé en comer algo de bollería, un vasito de agua y otro de aquarius, no recuerdo nada más, llegarón al poco tiempo varios corredores así que partí, me siguió de nuevo el mismo corredor y se unió otro más, la cosa se ponía díficil, así hasta llegar al avituallamiento del Alcazar dónde volvimos a reecontrarnos, esta vez tiré de pan de higo y volví a la nueva subida, de la cual ya me advertieron que sería más complicada. Kilómetros de subida en solitario, muy cansado, me adelantó otro corredor que no esperaba, sin duda una bastones como los que llevaba me hubieran venido muy bien, el lugar lo pedía, no pude seguir su ritmo, y tanto que de nuevo dos corredores me adelanteron. Con estos y tras la bajada ya recorrido los primeros 13 kilómetros, me tocaría casi acompañarlo hasta casi el último kilómetro. 

La parte técnica casi estaba desapareciendo, y llegamos de nuevo al Alcazar, otro picoteo y kilómetros finales hacia meta, casi todo asfalto hasta los últimos 500 metros, bajando por parte del sendero de la ruta inicial.

No tenía corredores a la vista y ni iba a adelantar a nadie ni nadie me iba a adelantar, así que aflojé el ritmo, saqué el movil y grabé mis últimos minutos de carrera. Con ese comienzo tan nefasto me creia que acabaría tan agotado como en la Animal Trail, pero no, mi recuperación después haberlo pasado mal en la segunda subida, había sido óptima. 

Lástima que no sepa sacarle jugo a mis Salomon, y aunque subiendo son geniales, bajando las odio, las siento pesadas y ya corro sin las plantillas por lo ajustado del número, así que no puedo rendir como debiera, pero tampoco es lo importante.

Así llegada a meta y directo para la zona del colegio, donde me comería un pequeño bocadillo y un aquarius, allí me quedaría a ver la entrega de premios e intercambiar impresiones con otros corredores.

Realmente me la esperaba peor, y casi no tengo ninguna crítica. Todo ha sido más que suficiente, haber llegado a al menos 100 corredores hubiera sido un éxito. Y aunque por calendaro posiblemente no la repita, sí que la dejo recomendada.

Al final un tímido puesto 10 de 25 y octavo en mi categoría, 25k por el garmin y un desnivel de 1475 metros, nunca antes me había sumado tanto desnivel el garmin. Ya decía yo que me parecía mucha mucha subida.

Nos vemos en Jarapalos. Salud y montes.


Visitas

Seguidores

Archivo del blog