martes, 9 de diciembre de 2014

A leer que son dos días. GENTE TOXICA. Bernardo Stamateas.

Del 20 de noviembre al 4 de diciembre 2014
Después de leer emocionado "El arte de no amargarse la vida", tenía en la recámara otro de "autoayuda", que mal suena, parece como de pringaos.

Sí es verdad que con tanto trotar, estoy dejando de lado un poco, la lectura y las series, pero no eliminando las buenas costumbre, sobre todo la lectura.

Con gente tóxica, sin ser una libro de UAUHHH, sí que tiene capítulos de muy bueno, ya que relata algunos tipos de personas, que cualquiera diría, "este lo conozco". Porque "gente tóxica" no es una novela es un tratado sobre las personas que nos pueden sentir molestos y cómo evitarlos. Sigo recomendando "el arte de no amargarse la vida", pero como libro corto que es vale la pena también leerlo.

Aunque si no lo lees tampoco te vas a perder gran cosa, vaya como que te elijas otro. O no.


jueves, 27 de noviembre de 2014

Runneando que es gerundio: El chubasquero&cortaviento.



Si eres un principiante, como yo, seguramente seguirás con las ganas de trotar. Te abrás dado cuenta que el tiempo metereológico cambia y se necesita de un chubasquero&cortaviento.

Más de uno habrá tirado de lo que tenemos en casa, alguna sudadera, la chaqueta del chandal, pero.. y cuando el viento sopla con fuerza y empieza a caer esas molestas pero interesantes gotas o como me pilló a mí, lluvia del copón, tampoco olvidar el rocío. Y también que que me compro...

Pues después de mi extensa investigación y prueba del producto, os dejo mi recomendación optimizadora, buscar la mejor relación calidad precio.

Buscando en páginas inglesas, decathlones, etc.. y volviendo a buscar, encontré ésto. Adidas Core 11. Climaproof. Ya tenía un chuvasquero cortaviento Adidas muy bueno, también climaproof, ancho para cubrir ropa y el típico de cremallera y gorro. Ideal para no mojarte y salir a andar o al monte. Pero buscaba algo más pegadito y práctico como si se tratase de una camiseta de manga larga pero tipo cortaviento.

Y lo encontré. Aquí en la foto podéis ver como queda. En la práctica es cómoda e ideal para correr, no queda tan abombada, no lleva gorro, ni bolsillos, pero es fina, realiza su funcion de chubasquero&cortaviento.

Las opciones en decathlones, eran de 15 a 20 euros y sube o dobla precio si buscas algo de marca o más calidad.

Teniendo en cuenta el precio, unos 20 euros, y la marca, y que va muy bien, la elección está clara.

Os dejo el enlace a Amazon por si estáis interesados.

Enlace a Amazon



domingo, 23 de noviembre de 2014

A leer que son dos días. El arte de no amargarse la vida. Rafael Santandreu

Del 31 de octubre al 20 de noviembre 2014

Este es uno de los pocos libros que no pienso borrar del kindle. Un libro que pienso repasar a menudo, como un ejercicio mental. Cuando con los 40 ya cumplidos decides ponerte en forma y me pongo a correr, a andar, senderismo... ¿y la parte mental? ¿dónde la dejamos?.

El arte de no amargarse la vida es un libro de explicación y ejercicios prácticos para el día a día, principalmente para trabajar los temores que nos limitan disfrutar de la vida, estresarnos, deprimirnos, ansiedad, etc..

Alguno dirá que lo fácil es decirlo. Y es lo contrario, lo díficil es empezar a quitarte los pensamientos negativos, a partir de ahí, y una vez que reconoces el problema, las creencias irracionales, las exageraciones y todo el mal rollo que no nos ayuda, nos hunde en la mierda.

También se repasan las comodidades que no nos ayudan, los problemas del trabajo, de la familia, las obligaciones. No se puede resumir la psicología cognitiva en un libro o una charla, son claves para ayudarnos y funciona, lo contrario ya sabemos que no funciona.

Por otro lado, a nivel personal, ver como mis pensamientos que he sacado en estos últimos años, verlos reflejados en un libro de un profesional, me agradan. Y es que ya está todo inventado, pero no le damos el toque práctico, el toque científico. Si miras años atrás y ves situaciones que te han hecho sentir mal y las analizas, puedes sacarle una conclusión positiva, tus temores trabajarlos y si al menos no se pueden eliminar, al menos sí minimizar.

Necesitis o terribilizar son dos palabras claves.

Un libro muy recomendado que debes leerte sí o sí.



martes, 18 de noviembre de 2014

De senderismo por el valle del Genal: Castaños y otras hierbas.


Hoy me voy a permitir, y aunque es sólo un resumen, extenderme más de lo habitual para intentar relatar este día especial :


En mi segunda salida con la concejalia de deportes de Vélez me esperaba una pequeña aventura. La primera broma del destino, era hacer una comentario jocoso sobre el folleto repartido en el bus. Hacía publicidad del pueblo de Juzcar, llamado el pueblo de los pitufos, nada de mapas, consejos, teléfonos, ... Mi comentario es que vaya dura jornada que nos espera en el pueblo de los pitufos...




Hasta ahí bien, llegamos al pueblo de Parauta, por cierto la próxima bien me estudiaré o bajaré alguna mapilla en pdf para el móvil, al menos. Porque los nombres éstos tienen tarea. La ruta era de Parauta – Cartajima – Juzcar y terminar en Pujerra. Nada más aparcar y curioso que soy me fijé en el cartel que indicaba más de veinte senderos diferentes, ahí ya me dió mala espina.

Cruzando el pueblo, hicimos un alto en el bar de turno, para un breve descanso, cosa que no me pedía el cuerpo. Tras cinco minutos eternos vi que empezaba a salir gente del bar y como a mí me gusta salir en cabeza me metí con ellos. Primer error ir solo sin conocer a nadie, bueno iba con mi cuñao pero lo perdí de vista. Así que tras varios kilómetros y pensado que este grupo eran los del otro autobús que venían con nosotros, empecé a mosquearme un poco, sobre todo cuando el guía dijo "la gente de Ronda" que se venga para acá... Ahí saltó la alarma, qué ha pasado. Llamo a mi cuñado y le comento lo ocurrido, me pasa con otro monitor y me dice que me espere que ellos van más retrasados. La verdad es que me esperé más de treinta minutos y ellos ya habían llegado al segundo pueblo Cartajima y yo lo tenía enfrente pero al otro lado del valle, en la montaña de enfrente. Vaya mierda.

Aquí la cabeza empieza a trabajar a marchas forzadas, sigo adelante o me vuelvo, cojo un taxi, bajo por la vereda y me tiro al monte... Un sin fin de posibilidades, al final opté por seguir adelante y coger al grupo de Ronda, pero tras unos cientos de metros, le pregunté a un lugareño que me dijo que no había ninguna buena opción para llegar a Juzcar, que Cartajima estaba enfrente y que mejor que cruzara monte abajo y luego para arriba. Decidí dar la vuelta y coger un taxi en Parauta, primer error, con un mapa y con un pequeño croquis de la ruta hubiera solucionado el entuerto y me abría ahorrado muchos kilómetros. Teniendo en cuenta que cogiendo el camino hacia Igualeja lo tendría muy fácil para llegar a Pujerra, al menos me habría ahorrado muchos kilómetros.

A trote llegué a Parauta, decepción, ni taxis ni transporte público, ni nadie que me orientara sobre la mejor opción, no me iba a aventurar al bosque porque la cantidad de senderos me crearía algún problema así que decidí hacer autostop en la carretera, con el peligro de los coches, lo que no sabía es que la distancia a recorrer era peor que la inicial, unos veinte kilómetros con los ya cinco o seis recorridos. Claro de ésto te vas dando cuenta cuando vas trotando y andando. Lo de autostop incluso juntando las manos y pidiendo por favor gestualmente hablando, no dio resultado, realmente creía que algún alma caritativa se apiadaría de mí, pero nada de nada.

Tras siete kilómetros recorridos hasta Cartajima, otros cinco hacia Juzcar, allí descansé un poco, volví a ponerme en contacto con el grupo y según me comentaban les quedaba una hora de camino.

Todavía quedaba llegar al destino Pujerra, todo esto hablando con la gente, el gps y tras contrastar información, me quedaban unas dos horas y veinte minutos, unos ocho kilómetros más. Pero no me iba a rendir, me llevaban casi hora y media de ventaja, estaba cansado, pero con energía suficientes para afrontar la última etapa. Con un poco de fatiga por tener que hacer esperar al grupo me lancé de nuevo al ataque, pero la suerte en última hora y tras recorrer unos tres kilómetros de los ocho que me quedaban, ojo que seguía haciendo autostop pero nada de nada y de pronto se me para alguien sin casi hacerle autostop, me preguntó por el camino si era el correcto para coger la carretera, según las indicaciones que me habían dado, de allí se llegaba hacia Igualeja y de ésta a la carretera, así que me llevo hasta Pujerra ahorrándo cinco kilómetros. 

Que satisfacción cuando vi a la entrada de Pujerra los dos autuboses aparcados. Eran las 16:00 y en teoría el grupo casi tenía que haber llegado.

Y aquí el destino da la vuelta.... Y los perdidos son ellos. En el último tramo se habían desviado unos cuantos kilómetros. Al final llegaron dos horas y media más tarde que yo.

Lo siento pero me alegré un poco, o mucho, según se mire. No es que me divirtiera con la jornada, pero si tuve la oportunidad de hacer una buena parte del sendero, ver y oir cosas interesantes y compartir ese tramo con la gente de Ronda, que seguro me hubieran ayudado y orientado mejor que otros.

Hoy martes, con unas agujetas interesantes, intento relatar esta pequeña desventura con la alegría de haber tenido esta experiencia interesante y pensando como evitar en próximas salidas estas adversidades.

Un saludo al grupo de Ronda que tan apañao se veía, y cómo se parecían algunas caras a gente de Vélez, os lo juro.

Por cierto, si alguna vez veis alguien en carretera, corriendo o trotando, que os pide por favor que paréis, al menos parar a preguntar, si no os convence siempre podéis decir que no, seguro que tiene una historia interesante que contar...


sábado, 15 de noviembre de 2014

Runneando que es gerundio. Mis primeros 16K en entrenamiento.



Estoy revisando la entrada anterior del 27 de septiembre, dónde relataba como había conseguido el día 20 del mismo mes mis primeros 12k, desde entonces, casi dos meses después, ha llovido un poco. He realizado más veces ese kilometraje, incluso mejoré la marca. Me he castigado y he pagado por ello, después me limité a aminorar la marcha, más lento, pero echándole más kilometraje.

Así que con gran satisfacción he llegado por fin a los 16 kilómetros, eso sí, con un ritmo muy muy lento, pero sin parar, constante.

Mañana día doce haré los tres meses que me embarqué en trotar, yo lo llamo así, porque correr lo que es correr, muy rápido no es que vaya, aunque todo se andará.

Acustumbrar y aclimatar el cuerpo a las nuevas sensaciones, escuchar lo que te tiene que decir, los dolores de rodillas, de hombros, las pequeñas agujetas y lo cansancios y recuperaciones, en definitiva, aprender y reaprender.

Una semana después edito la entrada, del 8 de 
noviembre que todavía no publiqué, durante esta semana descansé dos días y un entrenamiento de 6k y otro más con lluvia incluida, correr lloviendo es una experiencia diferente, pero mala cuando te cae un chaparrón y te pones como una sopa.

Pero siguiendo con la experiencia de los 16k, ha sido una experiencia de grata satisfacción, por un lado ver como mi capacidad de trote me lleva a un nuevo límite en solo tres meses y lo mejor disfrutar de ello sin agujetas ni apenas molestias, controlando las pulsaciones y el ritmo. 



Salir de noche, sobre las 22:30 y llegar sobre las 00:30, trotar tranquilo, sin prisas, y sin apenas gente en la calle, poco tráfico, trotando en solitario, con la música de fondo de los auriculares, aprovechando el trago de agua de la fuenta que hay camino de la caleta, por el paseo marítimo, tanto para la ida como para la vuelta.

Y para machacar el último kilómetro, tirada fuerte para ver hasta cuando se puede llegar. Genial.

Recordar los comienzos, el cansancio, el esfuerzo y ver el avance es toda una recompensa, prever lo que se puede avanzar en un año vista, no sé... Poquito a poco, paso a paso.  Qué tal media maratón en un par de años o una maratón en cinco años. Bueno ya veremos....



Visitas

Seguidores